Una burrada

253

Morón lo ganaba con gol de Gerardo Martínez y Ortega no aparecía, pero el que sí apareció fue el árbitro, quien primero expulsó al marcador del “Burrito”, Rodas, y después inventó un penal para que el ex River decretara el empate. Con el partido desvirtuado, a Gerardo se le soltó la cadena y se fue expulsado dejando al equipo con nueve. Dignísimo papel del Gallo, por el orden y la entrega; y si no hubiese sido por el árbitro, se hubiera traído con justicia los tres puntos al oeste.