Se va acomodando

563
Foto: El Eco

En una semana ideal y tras pasar a Unión en Copa Argentina, Morón recibió a Santamarina con la obligación de ganar y así lo hizo: 1-0 con un cabezazo de Rossi. Con todavía cosas por mejorar, el equipo de Otta vuelve a demostrar como la temporada pasada un rendimiento que va creciendo. El domingo a las 14 visitará a Chicago.

La alegría de haber vencido a Unión por Copa Argentina debía contenerse; Morón tiene que sumar para el promedio por el torneo del Nacional B y recibía a Santamarina de Tandil, un visitante que nada habría de mostrar salvo algunas pinceladas de su evidente mejor jugador, Martín Michel.

Y el Gallo tiene que mejorar muchas cosas, pero de a poco se va asentando. Milton sólido en el arco como siempre, una defensa que va agarrando el ritmo Nacional, un medio que tiene más presencia con Méndez y que pedía todas las pelotas ante las presencias del Rengo Díaz y Gerardo Martínez. Arriba Brito es pura voluntad pero no más que eso y no termina de conectar con Pardo.

Las más claras del primer tiempo fueron repartidas: Morón casi desnivela tras un córner y cabezazo de Racca que desviaron justo, y un tiro libre de Gerardo que se fue muy cerquita del travesaño. Santamarina poco y nada, sólo un centro cruzado paró varios corazones en el oeste.

El segundo tiempo el dominio del local se acentuó, los destellos de Gerardo Martínez fueron cada vez más recurrentes y el desnivel ya se podía olfatear. El ingreso de Javier Rossi le dio al equipo lo que todos pensaban que podía darle: el toque final. Y fue en un córner muy bien ejecutado por el otro ingresado Ramírez en el que el Bicho sólo tuvo que darle dirección a la red. 1-0.

El equipo de Otta sólo tuvo que cuidar el resultado, Santamarina no llegaba con peligro, aunque sobre el final tuvo dos muy claras: una de Pérez que ganó en velocidad a Broggi pero desvió su remate por arriba ante el apriete de Milton Álvarez, y un remate de Michel que se fue cerca.

Por actitud y llegadas el triunfo de Morón es justo, aunque debe mejorar mucho sobre todo en la generación de juego.