Por si tenías dudas…

128

Morón tenía que ganar y lo hizo de forma contundente: 4-0 a Talleres RE, tres de ellos en los primeros 16 minutos. Yassogna, Rossi, Gerardo y Mendieta de penal los goleadores. El equipo de Otta se prendió arriba y dejó en claro que tiene con qué pelear.

Era una tarde de sol, no se podía perder. Tras el buen arranque en el torneo el Gallo había bajado el rendimiento y sufrido su primera derrota la última fecha (0-1 vs. Tristán Suárez). Las dudas sobre el potencial de este equipo comenzaron a merodear; que no está para pelear, que quedó muy lejos… Pero si alguno no estaba convencido, los once de Otta se encargaron de demostrar rápidamente que tienen con qué. Porque tenían que ganar y lo hicieron de manera apabullante.

Iban tan sólo 5 minutos cuando el «Bicho» Rossi -que bien ganado tiene el apodo- se quitó la marca de encima, habilitó a Rodrigo Díaz y el «Rengo» estalló de zurda un remate que el arquero no pudo contener. Apareció Yassogna y 1-0.

A los 6′ Rossi apuró la salida del rival y provocó un desencuentro entre el guardameta y su central que lo dejó literalmente solo frente al arco para el segundo.

Con la ventaja en el marcador, Morón se dedicó a manejar la pelota para no sufrir en defensa. Talleres sólo atinó de guapo a acercarse al arco de Milton Álvarez, quien casi no tuvo que actuar. Poco para un equipo que hasta entonces ocupaba las primeras posiciones en la tabla.

A los 16′ Gerardo Martínez gambeteó y generó una falta al borde del área, la cual cambió por gol con un remate esquinado que contó con la complicidad del arquero Granero. 3-0 y partido liquidado.

A partir de ahí, los dirigidos por Walter Otta (y por su ayudante Felix Benito el sábado, ya que Otta debió cumplir una fecha de suspensión) se hicieron amos y señores del juego. Casi no queda más para el relato salvo la reaparición de Junior Mendieta, excluido algunos partidos por una lesión en la planta de su pie derecho. El hábil delantero de Chajarí mostró en pocos minutos algo de su calidad, mareó a 3 defensores del visitante y generó el penal que él mismo convirtió para el 4-0 final.

Morón demostró que tiene con qué pelear arriba. Porque tiene un arquero seguro que aparece cuando tiene que aparecer. Porque la defensa suele ser segura, sobre todo con la presencia de Gásperi y el siempre cumplidor Mayola, juegue donde juegue. Porque con Yassogna de 8 y Lillo por la izquierda encontró más equilibrio en el mediocampo. Porque tiene jugadores como Gerardo y el Rengo Díaz que en cualquier momento te cambian un partido. Y porque arriba Rossi está intratable y es el goleador de la Primera B.

El tiempo dirá si este equipo puede lograr la regularidad necesaria para llegar a lo más alto, pero de eso se trata, regularidad. Porque si es por condiciones ya dio muestras suficientes de que las tiene.

Mariano Campos

 

Foto: Leonela Albañir