Morón debía sumar y se quedó sin nada

201
Foto: www.elorgullomayor.com

En su primera presentación como local en el Nacional B, el Gallo recibió a Riestra con la necesidad de ganar y empezar a sumar para no sufrir con los promedios. Sin embargo, un error de la defensa concluyó en un penal y la ventaja para la visita, condicionando el desarrollo del encuentro. A pesar del empate transitorio con gol de Rossi, el equipo de Otta quiso los 3 y se quedó sin nada.

Dicen que cuando no se puede ganar, no hay que perder. ¿Pero qué pérdida pesaba más, el punto de local contra Riestra -un competidor directo por la permanencia a pesar de su quita de 20 unidades- o los 2 que quedaban en el camino si no se triunfaba? Para Walter Otta el viernes había que ganar sí o sí, y en su avidez se topó con el desarrollo de un encuentro complicado.

Porque de entrada en el primer tiempo sin que hubiera pasado mucho el visitante se encontraba 1-0 gracias a un penal cocinado por la defensa de Morón: pase atrás comprometedor de Paredes y la mala resolución de Racca que concluyó con falta dentro del área.

El Gallo fue con más empuje que ideas y consiguió el empate a 15 del final: centro de Pardo, pivotea Brito, la manda a la red Rossi. Era justo, porque Riestra no había pateado al arco y Morón le había llenado la cara de moretones. Y Akerman, que iba a entrar, entró igual ante la lesión de Nico Martínez: a todo o nada, y nos quedamos sin nada.

Estaba para ganarlo, sí, sin claridad pero con ganas. Y lo terminó perdiendo en jugadas raras, con una pizca de complicidad de la improvisada defensa (jugando con Giménez de líbero).

Morón debía sumar y se quedó sin nada; ahora deberá salir a compensar en rodeos ajenos.