Marchas y contramarchas

594

Después de 17 años y 27 del último ascenso Deportivo Morón volverá a jugar una temporada en la B Nacional. Este acontecimiento, sin duda alguna debería ser el tema principal de la agenda. Sin embargo he notado antes, durante y después de haber obtenido dicho logro que no fue dimensionado en su justa medida.

No alcanzaron ni la cantidad de partidos invictos, ni lo hecho en Copa Argentina en las ultimas 2 ediciones, o el trabajo del cuerpo técnico y jugadores y la armonía en la cual se transitó el camino. Hubo que volver a campeonar (algunos/muchos hinchas y/o masa
societaria emergente ni siquiera nunca lo había vivido ni de cerca) y tampoco alcanzó que se haga con 4 fechas de anticipación.

A sabiendas que la repercusión mediática e institucional no es la misma haciéndolo del citado modo o por la ventana de un reducido. Ambos valen el ascenso y cumplen el objetivo, pero no son comparables. Fue mas importante remarcar quien se colgaba las medallas y a quien le cabía la de Oro; quien fue el padre de la criatura y quienes los
huérfanos.

Discusiones de segundo o tercer orden que coparon el centro de la escena hasta el hartazgo.

Qué no se ha dicho. Que había malestares, que la renuncia del Cabezón
Alejandro Méndez en inferiores desembarcaba en poco menos que la anarquía. Que venía un capitalista a llevarse y manejar todo (como si el Club fuese una
usina de dinero). Hasta la frase del presidente “La lapicera la tengo yo” aquella noche
de sábado pos ascenso sembró mas confusión que certeza. ¿O acaso había alguna duda de ello? Desde las formas que administra hasta el cargo que ocupa, no se encuadraría en otros términos.

El arribo del jugador Lucas Poletto (de Curriculum Vitae desconocido pero cuestionado por si las moscas) fueron otra gota de confusión al océano que se inocula desde adentro a tal punto de subestimar la capacidad del DT.

Se habló de 6 o 7 refuerzos de jerarquía y de mantener la base.Apellido mas, apellido menos y despojado de gustos futbolísticos, hay que remitirse a los hechos.

No hay que permitir que te falseen verdades o te parcialicen la realidad. Cualquiera de nosotros podemos ver como un copiar, pegar y mostrar una parte de la historia te puede llevar a mostrarte un pedacito de la historia (foto) pero no la película. Y desde los medios eso es moneda corriente. Porque el periodismo mutó en gran medida hacia lo que se conoce como un producto comercial. Y como tal hay que vender.

Desde luego que no somos ni mejor ni peor club pos ascenso, pero si podemos serlo. Cuanto mas baja sea la categoría AFA que compita el club mas cuesta arriba será su crecimiento. Una salida al fortalecimiento institucional será implementar para las próximas elecciones el (nuevo) Estatuto que entre otras virtudes contempla la inclusión de las minorías.

Así de una buena vez terminamos en esta trampa de los 2 bandos que proponen los oficialismos de turno entre Nosotros como presente y Ellos como el pasado. Y una oposición que utiliza el me opongo porque si. Estas ultimas que siempre en la alternancia debido a la falta de vida política del club ya han tenido su oportunidad y sabemos que ha pasado.

Por cualquiera de las dos rutas que se tome si esas son las opciones es terreno conocido, pues se sabe como y donde termina.

Para cerrar cito lo que expresó Walter Otta en su visita al programa la Hora de Morón (Canal 7 Somos Oeste, de Cablevisión): “El hincha de Morón tiene que ir a ver a su equipo más allá del rival que tenga enfrente. Ir a apoyar, a ver los jugadores nuevos que trajimos… Si viene Boca, todo el mundo contento y vamos porque es Boca. Pero acá lo importante es que los hinchas vayan porque es Morón. A partir de que se cambie esa mentalidad, de confrontar todo el tiempo, el club va a crecer muchísimo”.

Es cierto. Y siempre es positivo a todo nivel medirse y mostrarse competitivos frente a San Lorenzo, Lanus, River Plate o Inter de Porto Alegre en cualquiera de sus versiones.

Con respecto a ello solo cabe agregar es que mas allá del contexto socio-económico de turno que siempre favorable o negativamente condiciona, al hincha y socio en los últimos tiempos se les ha pedido por demás colaboraciones mediante bonos extras, aumento de cuota pasado y el inminente vía Asamblea.

Pedirle esfuerzos extras además de antipático termina siendo casi unidireccional a la hora de generar recursos genuinos.

La concurrencia o no del público depende de ello y no de teorías conspirativas o boicots premeditados que se le pudiesen ocurrir a alguna minoría de trasnochados.

Porque por la institución pasaron oportunistas, políticos, propios y extraños, y el patrimonio de gente a pesar todo lo vivido y lo que la han esmerilado estuvo y se mantuvo.

Por Fernando Grieco