En el Volpi

133

Era un viernes por la noche
según cuenta la leyenda.
Día veinte, mes de junio,
en Buen Viaje y San Martín.
Entre el humo de los “fasos”
y los vidrios empañados
se distinguen unas sombras
en el turbio cafetín.

Son las sombras de Ferrante,
de Pagano y de los Cado,
de Pujol, de Pantuliano,
de Somoza, Romo, Indart.
Allí adentro, entre las mesas,
ocupando el Reservado,
se saludan los amigos
entre grapas y coñacs.

Allí están los Molinari,
Pérez, Cacheiro, Bertini.
A Piantoni y a Albertini
entre todos se los ve.
Ahí están Joaquín Rodríguez,
Gaitanides y Menéndez.
Se vislumbra mucha gente
tras las puertas del café.

¿Qué suceso inesperado
ha turbado aquella calma?
Todos ríen y se abrazan
con un dejo de emoción:
en el Volpi, sin saberlo,
en la noche de un feriado
los muchachos han creado
al “Gallito de Morón”.