El arte de prejuzgar

966
Foto: Downes

No es nuevo. Indudablemente resulta determinante para el termómetro anímico un o los resultados deportivos del primer equipo de fútbol profesional. El favorable reinicio del campeonato de la Primera B Nacional, el gol de la Vitoria de Rodrigo Díaz frente a Brown de Adrogué en su rodeo, bastante esquivo por cierto, dejó a Deportivo Morón por primera vez en lo que va la fuera zona del descenso.

Por otra parte, dentro del mismo combo lo posiciona dentro de los clasificados al octogonal final y a la Copa Argentina. Todo el espectro cambió en función de un partido. Aunque nobleza obliga, puede adosarse al sprint final de los últimos encuentros del 2017.

Ahora bien, la reflexión inmediata lleva a pensar que se hubiera dicho si la cosecha productiva no hubiese sido tal. Que la pretemporada, que al equipo le costó soltarse, cancha difícil, o directamente fin de ciclo para algunos players.

Mientras no rueda la pelota, circulan las versiones. Todo (o casi) está mal o es discutible.

Se prejuzgó a Mauricio Alonso, a Sebastián Martínez y zafó de esa guillotina Facundo Pumpido, un poco por llegar por sobre el cierre del libro de pases y otro tanto porque emigró Maximiliano Brito. Que uno venía “roto” y otro venía longevo. Que se vayan los que están y juegan poco. Y de paso el que no me gusta también.

Felizmente, Walter Otta sigue haciendo lo que mejor sabe hacer, que es trabajar y seguir callando “opos” a pesar de todo. Incluso con las limitaciones que cuenta y contó a la hora de diagramar y darle forma al proyecto.

Algún día Otta y este plantel cerraran paulatinamente este ciclo y si no se lo rodea y apuntala con otros ítems complementarios, se va a complicar. El club está politizado hace rato, pero carece de vida política. Tiene un estatuto cajoneado; los actores son alternadamente los mismos desde hace no menos de dos décadas. A la ultima elección de Mayo de 2016 se postularon 4 listas, pero en la practica, ese eslogan “El que gana gobierna, el que impone acompaña” se apaga con el flash de la foto protocolar.

Bombas de humo, acusaciones cruzadas, posteos en redes circulan llenando espacios y circulan a la orden del día de la opereta de turno.

Era tan capciosa la lista de Unidad como las 4 de la ultima. Ambas resultan insostenibles en el tiempo.

La primera porque fue más revuelto que juntada, la segunda opción porque pasa lo que ocurre: el que se impone solo no puede o no le alcanza, y el resto queda sin efecto hasta nuevo aviso.

Al no desarrollarse una Asamblea Ordinaria se desconoce el diagnostico del estado de situación del club que alguna vez se dijo que arrojaba un millón de pesos de superávit mensual. Incomprobable.

El próximo llamado a elecciones deberá proponer mas allá de los actores o apellidos de turno un refresh de forma de gestionar y llevarlo a la práctica para que la evolución no solo sea por decantación sino que venga de la mano del progreso.

Alguna vez lo dijo Peter Drucker, padre del Management  “Por una buena idea pago 5 centavos, por una implementación pago una fortuna”

Los tiempos cambian, y mas allá de las percepciones personales o miradas que se puedan tener a la hora de avalar o no los cambios, lo que se hacia hace 20, 30 o 40 años funcionaba bien atravesado por esa época y/o circunstancia.

Por Fernando Grieco